Julia Molinari presentará su disco “Flores en invierno”

foto: @lorenapaeta

Julia Molinari es cantante y compositora. El día sábado 29 de julio a las 22:00hs presentará su disco “Flores en invierno” en Hasta Trilce, Maza 177, Caba.
Julia editó su primer disco en abril de 2019 en formato físico y en todas las plataformas digitales. Flores en Invierno es una obra que comprende una dimensión sonora (canciones de su autoría) y una dimensión literaria de poética contemporánea que funciona como puente entre canción y canción. Esta obra es una producción independiente y fue premiada por el INAMU por el arte de tapa. Grabado en Kimono Estudio, con Producción Artística y Dirección Musical de Claudio Lafalce y masterizado por Martín Misenta. Textos curados por Vanesa Guerra y Julia Molinari, interpretados por Eleonora Wexler, Paula Jiménez España, Alejandra Kamiya y Vanesa Guerra.
En dialogo con Sudestada, conversamos sobre la creación del disco y el trabajo colectivo que viene llevando adelanto junto a músicxs, bailarinxs y poetas.

Por Natalia Bericat

¿Cómo nace Flores en invierno?
Nació como una recopilación de instantes de mi vida. Desde chiquita me rodearon las flores a través de mi abuela, que además se llamaba Rosa, que vivía en una casa donde yo nací y viví mi primer año de vida. Evidentemente eso marcó mucho en mí y ella tenía jazmines, que es una de mis flores preferidas, y cuando celebraba sus cumpleaños venía una amiga de ella, a la cual agradezco en mi disco y marcó rotundamente mi vida, que de algún modo la atravesó con las flores porque le decíamos “Amanda la robadora de flores”. Ella venía y le regalaba flores que teóricamente, no sé si era verdad o era mentira, pero ella las iba robando de los jardines mientras venía para la casa de mi abuela. Eso quedó como algo que yo no sólo lo llevé en las canciones, sino que lo llevo en mis canciones, sino que es algo que hago actualmente. Me gusta regalar flores que son de los jardines, que son de los bosques, de la naturaleza, y no compro flores. Hace muy poquito fui a agradecer a mis ancestros en el cementerio. A pesar de que no me gustan los espacios de cementerio quise hacer también ese ritual de llevar flores que no sean compradas. Mis flores preferidas, además del jazmín que marca mi infancia, son las margaritas y los girasoles.
Cuando era pequeña vivía con mis padres, y luego en la adolescencia empecé a componer. Mi mamá, la recuerdo bailando por la casa. Ella era la que traía la música, el baile y la alegría a mi casa. Bailaba y estudiaba. Fue profesora de portugués y yo estudié de hecho guitarra en la escuela Brasilera. Ella bailaba y ponía música brasileña por toda la casa. Y mi padre fue escritor, periodista e investigador más vinculado a la historia. Entonces estaba todo ahí …
Mi casa estaba rodeada de bibliotecas. Era un departamento antiguo, hasta el techo, o sea, como tres metros de bibliotecas de pared a pared, incluso en el pasillo, en el baño. Estuve desde chica vinculada a distintas disciplinas. Creo que es un poco lo que me lleva a hacer este disco que en ese momento no era muy común que haya poesía y música en un disco. Con esto no quiero decir que yo cante poesías, sino que hay un dialogo con la poesía. Entonces, con mi amiga Vanesa Guerra y mi productor Claudio Lafalce, hicimos un hermoso equipo y trabajamos años en eso. Con Vanesa salimos a varios lugares, hasta viajamos a Uruguay. También ella me trajo muchos escritores también. El único poeta varón que tiene un fragmento en mi disco es oriental y el resto son todas escritoras mujeres. Está todo puesto en voces e interpretaciones femeninas, siempre dialogando con mis canciones.

El título del disco, Flores en Invierno, refiere un poco también a mi conexión con el budismo que tiene una filosofía hermosa donde siempre las crisis son como un trampolín para el despegue, para siempre, para lo bueno, como que de las crisis o del dolor nace la belleza. Nace la belleza y desde la belleza también hay una comunicación, que la voy a hacer en el disco, con mi amigo Vicente Zito Lema. A él lo conocí de muy chica y lo escuché durante toda mi vida en muchas charlas. Casi no leí sus libro, sino que tuve charlas con él hermosas y siento su muerte como la muerte de un maestro de un humanista fundamental para mi vida, Hay una canción que va a salir y que voy a hacer en el Borges, que dialoga con Vicente y trasciende, como trascendió siempre nuestro vínculo. Trasciende el hecho de estar en este plano o en otro plano, y estamos comunicados a través de lo más fundamental que es el amor, la belleza y la libertad. Son las tres cosas más importantes de la vida de cualquier ser humano. Lo de Flores también tiene que ver con mi infancia, pero también tiene que ver con esto. Yo siempre nombro las luchas de las Madres de Plaza de Mayo o las mujeres en esta época que estamos viviendo. Las mujeres somos a veces como flores que nacemos del asfalto.
Flores en Invierno es una recopilación, por así decirlo. Es un camino de mi vida desde pequeña, en ese contexto familiar donde mi padre escribía y mi mamá bailaba, Yo por las noches me iba a la habitación de ellos, escuchaba y me acuerdo en ese momento a Graciela Mancuso y ahí compuse mi primer canción que se llama Para que cantar, que es un sencillo que se grabó en Estudios del Jardín: un estudio precioso de los 80 y que se la hice a mi primer amor, que fue una chica que en este momento vive en el sur y que seguimos teniendo vínculo a través de las redes.

Tu arte siempre viene enlazado con lo colectivo. ¿Qué pasa cuando te vinculás con otros artistas en tu trabajo?
Bueno, mi arte está enlazado con lo colectivo y cuando me vinculo con los artistas, como decía en Flores en Invierno, me vinculé en un modo de diálogo. Comunicamos a través del diálogo. En este segundo trabajo que estoy haciendo, que arranca en la pandemia, en el encierro, en el aislamiento absoluto, me contacto con personas y veo que el arte, o sea, el virus no mata el amor. Eso decía yo en ese momento: “el virus no mata el deseo, no mata la pasión y no mata el encuentro”. Ahí es donde me encuentro con artistas como Alesandra Sanguinetti, la fotógrafa, con Alejandra Kamiya que también estuvo en Flores en Invierno. También me conecté con mi hermano, que es un artista también que yo admiro un montón. Casi todas las portadas son de Eduardo Molinari y hay una portada de Alessandra Sanguinetti con Guille y Belinda, justamente para la canción que me vincula a Vicente Zito Lema, que se llama Agüita que lleva a lo que se va. A través de Vicente también me vinculé con vos, Naty, y de esa manera fuimos uniendo la poesía con la música y armando la presentación del sábado.
También le compuse una canción a Cris Miró. Con Cris fuimos amigas desde la adolescencia. Juntas vivimos este concepto, que yo reconozco hoy de grande que lo tuve toda la vida, de la libertad y de militar desde ahí, desde el amor y desde nuestros cuerpos. La libertad en la calle, en la sociedad me parece fundamental. Me pareció fundamental en esa época.
En relación a Cris, el sábado me va a acompañar Agus Justin. Ella es trans (legué también a ella a través de una obra de teatro que hizo, que actuó como Cris y así nos conocemos). Baila folclore queer y es una de mis invitadas que me trae un poco a Cris y a ponerle el cuerpo nuevamente en el escenario.
Este encuentro será un encuentro donde latir juntes y donde nos entrelazamos.
De este modo también va a estar Gaby Aisenson acompañándome en unas canciones que elegí especialmente para cantar con ella, que también viene a los 80, de Charly García y de esa época. La voz hermosa de Gaby, su manera de interpretar, que en pandemia llegó mucho a mí. Por eso la elegí. Valentina Martínez también va a estar. Es una hermosa persona que llegó a mi vida a través de Agus. También joven, un espíritu joven, su voz preciosa, su manera de comunicarse conmigo es casi instantánea. No necesitamos prácticamente ensayar. Hay algo ahí como que viniera de antes. También me va a acompañar Marcela Pedretti en el piano, con quien estuve vinculada de hace muchísimos años, ya ha tocado Flores en invierno en varias presentaciones conmigo, una mujer que admiro mucho, una pianista hermosa. Sergio Zavala que viene de la mano de Pedro Rossi. Una hermosa persona de San Luis. Este disco va como rozando el folclore. Es muy llamativo en mí porque en mi casa no se escuchaba folclore. Lo tengo en algún lugar, viene desde algún lugar a mí. Valeria González Acosta va a estar en los coros. Ella me acompañó también en muchas de las presentaciones de Flores en Invierno.

Compartime!

Anterior

El colonialismo interno racista en jujuy se rompió 

Próxima

¿Qué intereses hay detrás de la reforma en Jujuy?