La Nación y el periodismo siniestro: las multas por no votar

Un día antes de que se cumplieran 6 años de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, el diario La Nación publicó una nota sobre las multas para quienes no participen de las elecciones en Chubut y la ilustraron con una imagen del padrón en la que se lo ve a Santiago. Un fallido, una intención, un error cínico viniendo de un medio que se encargó de desprestigiar a Santiago y a su familia en pos de defender a Patricia Bullrich, Gendarmería y amigos, y que históricamente se relaciona con el terrorismo de Estado.
Lo quisieron catalogar como un criminal, como el tatuador que actuó de una forma violenta por fuera de la ley. Remarcaron la posibilidad de que esté en otra parte de la Patagonia, estigmatizaron a la comunidad mapuche. Mencionaron las múltiples “hipótesis alternativas sobre la desaparición” que circulaban dentro del gobierno y de la provincia. Centraron las noticias en los “incidentes en la marcha que reclamaba por Maldonado”. Se refirieron a él como el activista, el artesano, el hippie, Maldonado: ese otro que no les importa. Titularon: “Sin pruebas contra gendarmería” y “Gendarmería duda que Maldonado haya estado en el Lof”. Medios como La Nación y Clarín se encargaron de mancharlo y de sostener teorías en defensa de los gendarmes y para defender al macrismo. Gracias a ellos, que reforzaron el discurso de la ex Ministra de Seguridad, todavía escuchamos “se ahogó” como justificación al asesinato de Santiago.
Santiago no puede votar desde hace 6 años. No lo podrá hacer porque fue víctima del Estado que se encargó de reprimir y perseguir hasta cargar con la muerte y desaparición de un ciudadano en plena democracia. Y esta nota forma parte de lo más siniestro del periodismo, que como burla, como aviso, o como el odio al que nos tienen acostumbrado, muestran la cara de Santiago, sin siquiera nombrarlo.

Compartime!

Anterior

Puericultoras: la importancia de acompañar la lactancia

Próxima

Eleonora Wexler: “Fue poner la voz de María en primer plano: al dolor descarnado y la culpa”