La reserva no se vende, se defiende 

Un ecocidio está en marcha. El jugoso negocio inmobiliario y el avance de los quiméricos progresos sobre cualquier territorio, nunca pudieron transformarse en gestos arcaicos, que pudieran ser analizados como hechos históricos, ya que la dinámica ininterrumpida de saqueo y expoliación parece no detenerse en estos tiempos. EL nuevo objetivo, de estas hábiles billeteras, se ubica en la frontera oeste del partido de Lomas de Zamora, donde existe una Reserva Natural que lucha por no desaparecer.

Por Emilio Mendoza

La Reserva Natural Provincial Santa Catalina es uno de los grandes pulmones verdes del Conurbano Bonaerense y el último gran reducto de naturaleza de su parte sur. Desde que se convirtió en lugar protegido por el estado nacional, provincial y municipal, la Universidad de la Plata (dueña de una parte de la Reserva) no ha cesado en la venta de parte de los terrenos. En el año 2008 vendió, de manera ilegal, 306 hectáreas protegidas a la empresa Covelia y ahora impulsa una nueva licitación de otras 15 hectáreas.
La pérdida de esta reserva no sólo constituiría un daño irreparable del ecosistema que allí impera, sino que también impactará fuertemente en las comunidades vecinas que necesitan a la reserva, como espacio de absorción de las lluvias, aguas que de otra manera correrían hacia las zonas aledañas, empeorando el panorama de inundaciones ya cotidiano.


Ante este nuevo panorama, la asamblea de Vecinos Autoconvocados en defensa de Santa Catalina, insiste en la expropiación de la Reserva, medida que el poder legislativo provincial debe aprobar de manera urgente para poner fin a este intento de ecocidio y convocan a una movilización este martes 23 de mayo a las 10:00 hs en Luzuriaga y Garibaldi, en la localidad de Llavallol, momento en el que los posibles compradores se presentarán en la reserva.
La Reserva Santa Catalina no se vende, se defiende.

Espacio para sumar una firma de apoyo a la lucha de los vecinos bonaerenses https://chng.it/n5LjynY84S

Compartime!

Anterior

“La interpretación tiene un lugar dedicado a ser un puente con algo que nos une a todes”

Próxima

“Ravioles”: una obra sobre el cuerpo y la dictadura