Las infancias, en La Rioja, bajo ataque

@lluviadibuja

Por Cecilia Solá

Hace dos días el grito desesperado de Arcoíris y su mamá protectora, Delfina, encontró eco en el enorme grupo de mujeres que, en menos de 40 minutos se congregó frente a la Plaza Almagro, y evitó que la policía de CABA detuviera a Delfina y secuestrara a su hija para llevarla a La Rioja y revincularla por la fuerza con el hombre a quien la nena reconoce como su abusador. Mientras nos permitíamos el sollozo de alivio, desde el mismo juzgado riojano, se fraguaba otro ataque contra la infancia.
Doce días atrás una nena de cuatro años fue arrancada brutalmente de los brazos de su madre, en Córdoba, con la misma metodología represora que intentaron usar con Arcoíris: el juzgado de la jueza Flamini envió a la policía cordobesa a apropiarse de Cosquillitas, la niñita que después de un año de vivir con su mamá en Córdoba, pudo contar el horror que vivió con su progenitor.
Como con Arcoíris, el relato de la nena y la denuncia activaron el dispositivo riojano para proteger a pedófilos y abusadores. Se ordenó a la madre hacer silencio, se filtraron datos sobre la situación de salud de su mamá, para construir la excusa que terminó con la policía irrumpiendo en el centro de vida de la niña y llevándosela a La Rioja, donde, en el colmo de la crueldad, está prisionera en un dispositivo estatal, sin posibilidades de ver a su familia, sola, aterrada y confusa,
Hay evidentes coincidencias en ambas situaciones: denuncia de la mamá protectora, hostigamiento a la madre, ataques mediáticos y judiciales virulentos contra las mujeres que visibilizan la situación, y finalmente la utilización de la fuerza para llevarse a una criatura que grita desesperadamente que NO quiere ir con su progenitor
Misma provincia: La Rioja
Misma jueza ordenando la apropiación: Gisela Flamini
Mismo Defensor de la Niñez: Pablo Cubillo, el quien denunció a la periodista Manuela Calvo por informar sobre el caso.
Mismo abogado de ambos acusados: Emilio Pagotto, histórico defensor de varones acusados de abusar de sus hijos o hijas.
La pregunta es POR QUÉ este grupo de personas parece aunar esfuerzos para poner a las niñeces en manos de abusadores ¿Qué sucede en los tribunales de La Rioja, quien mueve los hilos del sistema que protege pedófilos y les ofrenda niñeces? En LA Rioja, las infancias están bajo ataque.

Compartime!

Anterior

Los medios del odio: atacan a mujeres por una imagen en la vía pública

Próxima

“Severino dio su cuerpo, alma e ideas en función de un mañana mejor”