Marcela Alluz: “La escritura es mi patio”

Marcela Alluz nació en enero de 1971, en Santiago del Estero. Hoy está radicada en Córdoba. Es miembro de Forum Infancias, licenciada en Psicopedagogía y docente. Publicó Brasas: Relatos de vidas desabrigadas, Cuentos de mujeres atragantadas y varias novelas, Contigo en la distancia, El dueño del río y La otra de mí. El domingo pasado participó del ciclo de entrevistas y conversó junto a Natalia Carrizo sobre su obra y la literatura. 

¿Cómo se despertó tu pasión por la escritura? 
A los siete años con una maestra que nos leyó. Una docente que se animó a hacer esto de lo que habla María Teresa Andrueto cuando dice que la literatura es sin adjetivos y no pensó “esto es para niñes”. Nos leyó El cautivo de Borges y me atrapó totalmente. A partir de ahí dije: esto es lo que quiero hacer en mi vida. Anduve por otros caminos pero siempre sentía que eso era lo que quería hacer. Me llevó un tiempo sin ansiedad, se ha ido dando solo. Aparecieron las redes, que para mí ha sido una ventana para poder mostrarle a un otro lo que hago. Fue un camino azaroso y contingente que me ha llevado a publicar los seis libros que tengo.

Es importante la parte de las redes, para ampliar el publico, conocer gente pero también el ida y vuelta con la gente ¿Cómo es eso con tus lectores?
Para mí es maravilloso porque cuando la palabra circula, una siente que la palabra la describe, que es un espejo, una foto de un momento de su vida. Yo tengo muchas amigas virtuales, con las que nos comunicamos a través de las letras y me hacen sentir que lo que se escribe se siente con el mismo afecto que el que sale. Se da mucho que haya mujeres que sientan que estoy escribiendo partes de su vida, que les pasó a ellas y tiene que ver con la observación de quien escribe. Así como los fotógrafos tienen el buen ojo, quien escribe tiene la virtud de oír. Con eso que captamos podemos hacer historias. Mis libros no son autorreferenciales, son historias de otras personas. Leo y escucho mucho. Hay historias que están esperando que le pongamos vida a través de la palabra. 

También sos docente ¿Alguna vez pensaste combinar estas dos profesiones y explorar el ensayo? 
Te soy sincera, yo soy vaga. Me gusta escribir por puro placer. Hay muchos temas que me interesan, pero los trato desde la ficción. Yo pertenezco a Forum Infancias, que es un movimiento que lucha por la despatologización y desmedicalización de las infancias, y muchas veces se me presentó la idea de hablar de algún caso y transformarlo a un ensayo pero es mucho, hay que estudiar y no tengo ganas de hacer eso con la escritura. La escritura es mi lugar, es mi patio, es la vereda de mi casa para andar en bici.

Mirá la entrevista completa en @sudestadarevista

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Proyección de invisibilidad / Juan Solá

Leer siguiente

épicaurbana: relatos de este mundo