Me duele el “Feliz día”

Me duele el Feliz Día este domingo, me sabe hipócrita y me suena a hueco, como esas condolencias que damos a desconocidos que están atravesando un duelo que no es nuestro.

Por Cecilia Solá

Me duele el Feliz Día porque hay 3.000 nacimientos de madres de entre 10 y 14 años en Argentina, y esos son 3.000 abusos comprobados, son 3.000 días no felices, 3.000 monstruos destruyendo vidas, arrancando jirones del cuerpo y del alma de una niña, frente a un Estado que solo tiene como respuesta el encubrimiento, el silencio y la represión para quien se atreva a salir a gritar que basta.
Me quema el Feliz Día porque Brisa, la hija de Maira Benítez quiere a su mamá, y Santino y Milagros, los hijos de Mariela Fernández todavía la llaman, y porque Giuliana, asesinada por su abusador en el hotel Alfil, tenía trece años. Trece. Y porque todos los días se comprueba que la enorme y sistemática matanza de mujeres nunca deja una sola víctima.
Me arde el feliz día en la infancia de Arcoíris, y de Sol, y de la Niña Cielo, y de tantas infancias obligadas a revincularse con el progenitor abusador, entregados como víctimas sacrificiales en el altar de jueces y juezas que exigen familias como “dios manda”.
Me incendia el Feliz Día frente a la la policía entrando en un merendero a golpes, balas de goma y gas pimienta, frente a un alumno de 14 años que empezó a vender droga y me dijo” ya fue, estoy harto, no quiero revolver más la basura, ahora quiero comer de verdad” y frente a una infancia que muere de desnutrición, de hambre, sea en el Chaco salteño o en CABA.
Me desgarra el Feliz Día porque no hay días felices para ellos y ellas y elles, no hay mañanas de sol con las cortinas ondeando al viento y una mamá entregando el regalo elegido, bien envuelto en un papel de colores brillantes. Sí hay juguetes de segunda mano y chocolate con poco gusto en algún centro comunitario, con vecinxs solidarios que ponen el cuerpo y una sonrisa para despistar la tristeza.
Y así no hay Feliz Día, así no hay feliz nada, así solo hay y debe seguir habiendo la justa rabia que nos saca a la calle, a la lucha, al grito y al puño levantado, la docente que denuncia el abuso a su alumnita o alumnito a pesar de las represalias que sabe, caerán sobre su espalda.
ASI no. Ni en el Dia de las Infancias ni nunca.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

“El placer es algo que tenemos negado”

Leer siguiente

“Perdón, amor, nos seguimos debiendo la revolución”