Monte Chingolo. 46 años después, aún en batalla

El pasado 23 de diciembre del 2020 se cumplieron 45 años del intento de copamiento al Batallón 601 Domingo Viejobueno de Monte Chingolo por parte del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Un episodio que dejó un saldo de 53 guerrilleros caídos en combate, siete bajas del Ejército Argentino, de los cuales cuatro eran conscriptos y una cantidad de vecinos muertos jamás contabilizados hasta el día de hoy. Testimonios en primera persona, una investigación histórica y el abordaje de la estética del horror y de la memoria convergen en un libro fotográfico titulado “Las Batallas de Monte Chingolo” del fotógrafo y autor Yulian (Fernando Julián Martínez).

Por German Romeo Pena

El titulo ya nos sumerge en un espectro de posibilidades al indicarnos que son varias las batallas que arrastra el territorio. Una superposición de capas históricas y de significados que aún quedan pululando en el aire. Desde las invasiones inglesas allá en los inicios del 1800 en donde las desembarcaciones se produjeron en las costas de Quilmes siendo el territorio de Lanús y Avellaneda el camino de paso de aquellas tropas inglesas. O la frontera ardiente entre la civilización y la barbarie. Ya desde aquellos tiempos remotos estaba instalada la idea de la violencia.
Más acá en el tiempo durante el primer peronismo surge el IAPI (Instituto Argentino para la Promoción Industrial), un organismo de control del mercado exterior que fue muy cuestionado hasta pasar a manos del Ejército argentino durante la llamada revolución libertadora en 1955. Pero la geografía ya estaba impregnada de esa historia ya que el barrio de los alrededores paso a llamarse IAPI.
En su libro Yulian cuenta que “las imágenes articuladas con el testimonio, el archivo periodístico y familiar, muchas veces se yuxtaponen con palabras, frases, consignas populares, noticias y tipografías de algunos medios masivos, que buscan alterar significados para abrir canales de la memoria colectiva”.

El proceso de investigación histórica y fotográfica fue de 4 años en total. La rigurosidad histórica se encuentra evidenciada en entrevistas, testimonios y epígrafes, que dialogan de manera directa con las fotografías que componen al ensayo visual, generando una obra que articula texto e imagen en partes iguales.
Esta historia narrada por su padre, Luis Martinez, quien como vecino del barrio Monte Chingolo vivió muy de cerca el intento de copamiento al Batallón 601, quedó impregnada en la memoria del autor. De esta manera, las historias, charlas, testimonios, recuerdos y palabras escuchadas en su infancia lo impulsaron a superponer esas capas de significados con las imágenes que fue produciendo actualmente y con las que fue rescatando de los archivos periodísticos. Es así, que las capas del trabajo comienzan a aparecer: la capa histórica (entrevistas, testimonios, palabras), la capa artística fotográfica (superposición de significados a través del collage) y la capa de la intervención (muestra fotográfica “Otro 23” en los paredones del ex cuartel 601 e intersecciones de Monte Chingolo). 

La principal dificultad del trabajo fue articular las imágenes de manera “no lineal”, ya que se trata de una historia fragmentada. No existe una única historia, sino que se trata de varias sobre un mismo episodio. En palabras de Julio Menajovsky “La retórica de mezclar pasado y presente en un orden/desorden, que en una primera pasada puede parecer caótico, no lo es en absoluto. Tenes que tener claro que le estás pidiendo a tu lector “que trabaje”, que se meta y vincule textos, imágenes, intervenciones y se haga cargo de la secuencia propuesta y de las preguntas que no podrá responder solo a partir del libro. A mí me gustan las propuestas de este tipo, Es todo lo contrario a una puesta voyerista que inunda el deseo de ver, pero se agota en ese acto. Éste, tu libro abre una puerta que invita a entrar y no es a un parque de diversiones justamente.” (copia de mail)
Yulian (Buenos Aires, 1994). Artista Visual. Se egresó como fotógrafo en la escuela de fotografía de Avellaneda (IMDAFTA) donde, además, ejerce la docencia. Es Licenciado en Enseñanzas de las Artes Audiovisuales de la Universidad Nacional de San Martín. Historia y Memoria, son conceptos que a menudo se articulan en su obra en conjunto con su vida personal, su Familia y su Barrio Monte Chingolo. Su obra, La Conexión, obtuvo la Primera Mención del premio Estímulo Francisco Ayerza, organizado por la Academia Nacional de Bellas Artes.
Al cumplirse 45 años de la batalla de Monte Chingolo realizó una pegatina en las calles de su barrio y en los paredones del ex cuartel 601 coronel Domingo Viejo Bueno. El señalamiento en el territorio evidenció viejas disputas que aún nuestra historia no logra saldar. La muestra duró tan solo dos días antes de ser destruida en su totalidad.



Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Cinco siglos de mentiras

Leer siguiente

Dejen jugar a las pibas