Natalia Bericat: “Las mujeres somos las malparidas de la historia”

Natalia Bericat, docente, escritora e integrante de la comisión organizadora del Encuentro de Mujeres y Disidencias del Partido de Mar Chiquita. También es autora del poemario “Deshilachada” y la novela “Malparidas”.
El domingo pasado, la escritora participó del ciclo de entrevistas “Redistribución de la palabra” y conversó junto a Natalia Carrizo sobre su relación con la escritura.

¿Cómo fue el proceso de escritura de Malparidas?, ¿de dónde surgió la idea? 
Me llevó bastante tiempo escribir la novela. Fueron años de escritura, hice una clínica con Juan Carrá porque lo que yo quería contar atravesaba muchos momentos históricos que no viví. Todo comenzó porque mi papá nació durante la semana del velatorio de Evita y las anécdotas de mi familia giraban alrededor de que mi papá había nacido en medio de un velorio. A mí siempre me quedó eso. Por eso la novela comienza cuando muere Evita y nace una nena que la nombran Eva. Entonces tuve que investigar mucho, porque hay un trasfondo histórico y político, que es una especie de telón de fondo que viven estas mujeres. Me metí en historias de otras mujeres, de abuelas, madres, tías y ahí se fue hilando la historia de cada una que en un momento terminó siendo la historia de todas. Este fue un trabajo colectivo y ancestral. 
¿Las historias que relatás en el libro tienen que ver con esas anécdotas reales de tu familia? 
A la par que hacía este libro fui haciendo un árbol genealógico y me conecté con mujeres que no conocía. Esas mujeres me contaron historias mucho más terribles que las que aparecen en la novela. Y utilicé la ficción para poner paños fríos sobre esos sucesos, porque en medio de este relato me enteré de abuso familiar, de cosas muy fuertes. A todas nos han pasado cosas muy fuertes, a veces pensamos que solo nos pasó a nosotras y cuando empezamos a compartir nos damos cuenta que las historias de las mujeres han sido atravesadas por el patriarcado, el machismo, el silencio y de eso habla la novela. Mujeres que se comieron el dolor en sus cocinas mientras la vida les pasaba. 
La novela sostiene la tensión, acepta el transcurrir del dolor silencioso de las mujeres ¿Es una posición política respecto a la historia de las mujeres?
Sí, no solo las de ellas sino de la propia historia política porque acceden a la historia por lo que escuchan de los hombres, de las radios. La mayoría de las mujeres no estaban involucradas en la política porque no tenían voz. Entonces, en la novela aparece el silencio escrito con los puntos suspensivos, cuando las mujeres se tenían que callar. Y en el silencio, esto de no poder opinar en cuestiones de fútbol, política, no podían opinar. Todavía queda mucho resabio de eso. A veces nos encontramos en una conversación y la voz de la mujer es menospreciada. De alguna forma, las mujeres somos las malparidas de la historia. Nuestra generación viene a darle voz a ese silencio, porque venimos de décadas de opresión y seguimos en una situación desfavorable pero hoy tenemos el grito. Gritamos porque necesitamos liberar ese silencio acumulado de siglos. 

Entrevista completa en el IGTV de @sudestadarevista 

Encontrá los libros de Natalia Bericat en libreriasudestada.com.ar

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Ni Una Menos: nos siguen matando

Leer siguiente

Topadoras, amenazas y apropiación de tierras campesinas en El Impenetrable