Nina Ferrari: “A mí no me interesa que la clase media porteña me admita”

El domingo pasado Natalia Carrizo comenzó con un nuevo ciclo de entrevistas llamado Redistribución de la palabra. La primera invitada fue Nina Ferrari, escritora y autora de libros como “Mariposas Negras” y “Los días se volvieron ceniza”. 

-Tenés una real militancia de la palabra popular ¿Cuál es lugar que tiene la poesía, el arte? 

-El planteo que yo siempre hago es que como hay una concentración de la riqueza, también hay una concentración del arte y la cultura. No hay un acceso democrático. Yo lo he vivido en carne propia, soy del conurbano bonaerense y docente de artística. 

A mí el arte me salvó y siempre tuve esa inquietud sobre cómo hacemos para que el acceso al arte sea realmente democrático porque sino el acceso no es un derecho sino un privilegio. En Capital Federal tenés gente que fue al teatro cientos de veces y personas que viven en el conurbano en un barrio periférico no fueron ni una vez. Hay que comenzar a discutir sobre cómo hacemos para que el arte y su enseñanza sea parte de lo popular. Tenemos que hacerlo nosotros, porque sino no lo va a hacer nadie y seguimos discutiendo con una clase media argentina que se constituyó odiando a lo popular.  A mi no me interesa que la clase media porteña me admita, lo que me importa es que pensemos las herramientas para romper con esto. 

¿Fue un desafío “Los días se volvieron ceniza”? Porque íntegras cartas, poemas, relatos. 

Sí, me volví loca. Pero también es mi estilo. Me gusta el desafío de que sea una novela escrita con poemas y cartas. Que sea cortar una historia de una manera no tradicional. Soy caótica y es parte de mi voz poética. Hay una propuesta lúdica en esto de saltar de una cosa a la otra, como un niño que siempre está moviéndose y cambiando el centro de atención. 

Y Los días se volvieron ceniza también muestra la historia de nuestro país, la realidad social ¿Fue un desafío encontrar las historias?

Me puse a investigar, no se si está logrado del todo. Es algo que intente aproximarme a lo largo de toda la obra y seguiré intentándolo, que es un poco dar testimonio de toda esta generación de mujeres que se criaron en el conurbano atravesadas por el kirchnerismo y el macrismo. Fue dar cuenta de todas esas contradicciones, lo que nos va pasando, las peleas que damos en lo cotidiano de manera organizado. No me interesa hablar de mí como individuo sino de lo colectivo. Hablo de mí cuando eso da testimonio de otras personas que vivieron algo similar. 

En Piedra sobre Piedra hay mucha coyuntura de la pandemia, del encierro. Hay un texto del poemario que habla de la angustia ¿Vos sentís que en este contexto hay una tendencia de suprimir la angustia? 

Si hay un mandato de una positividad tóxica, una felicidad obligatoria que tiene que ver con el neoliberalismo, el consumismo, con aparentar cierta felicidad que no está. Y hablando de las generaciones, esto también nos atravesó. Creo que somos una generación que tiene una angustia existencial. El otro día hablaba con un compañero poeta, Juan Coronel, y el compartió un tweet que decía que nuestra generación sobrevivió a todo. Que somos bisagra porque pasamos del MSN a la fibra óptica, capaz tuviste una educación ultracatólica y fuiste a una plaza a defender el aborto. Estamos como en la mitad, para mi eso nos hace que atravesemos una angustia, no somos ni nuestros viejos ni los pibes que ya nacieron en la tecnología de hoy. Esto de criarnos en los 90 nos marcó mucho. Y vivimos esa angustia de ver caer un montón de ideales y estructuras, los proyectos de vidas no son los mismos que los de nuestros abuelos. Remontamos y vino el 2001. Más o menos mejoramos y vino Macri. Entonces siempre estamos buscando la vuelta, cada uno hizo lo que pudo. 

Y el Indio Solari mostró tu libro en sus redes ¿Qué te pasó con eso?

No podía creerlo, no esperaba nada a cambio cuando le llevé mi libro. En la dedicatoria le dije que yo solo quería agradecerle porque él me dio tanto con sus letras, no necesitaba más. Y es el fenómeno ricotero lo que me conmueve, voy por la ruta y veo el camionero que tiene una frase ricotera y ahí está la poesía en el pueblo. La inyectó el Indio y atraviesa a todas las generaciones y clases sociales. 

Encontrá la entrevista completa en el IGTV de @sudestadarevista

Compartí en tus redes favoritas

Leer Anterior

Mujeres silenciadas, Turquía silenciada

Leer Próxima

Sonia Torres: la memoria, instrumento para resistir