No es “corrección política”, es misoginia

Sobre la entrevista del periodista Hernan Firpo en Clarín y la revictimización de los medios hacia la actriz Thelma Fardin.

El discurso patriarcal y misógino de Clarín ya no es novedad. Estamos hablando del mismo diario que tituló una nota sobre el femicidio de Melina Romero como “la fanática de los boliches”. Lo que nos indigna es que sigan creyendo que tienen la impunidad de aleccionarnos, de reproducir la dicotomía de la buena y la mala víctima, y que nosotras vamos a hacer silencio.

En la nota publicada hoy en Clarín bajo el título “Thelma Fardín volvió al cine haciendo de lesbiana”, el periodista Hernan Firpo entrevistó a Sebastián Tabany, director de Giro de Ases, la próxima película de Thelma en la que encarna a una lesbiana. Allí esboza los siguientes interrogantes sobre la actriz: “¿Hace de gay para, de alguna manera, tomar distancia de cualquier actor masculino? ¿El director pensó en ella y escribió ese personaje a propósito?”. Partiendo de ese foco misógino, toda la conversación con Tabany giró en torno a la elección de Thelma para el papel. Firpo insistió una y otra vez con preguntas como “¿Puso condiciones?” “¿Fue a grabar con algún contrato o algo que dijera: ‘No doy ni un pico’?”, y se justificó diciendo que son “cosas que no podés dejar de pensar al margen de que la corrección política nos empuje hacia la (auto)censura”.

Desde el 2018, Thelma es constantemente señalada por cada uno de sus movimientos. Desde una foto en redes sociales hasta una charla en Ushuaia, todo es un disparador para que recordarle que fue víctima de un abuso sexual. Como si haber sufrido violencia significara que una no puede seguir adelante. Como si hacer una denuncia la (nos) obligara a permanecer inmóviles, inmaculadas, condenadas a ocupar por siempre el lugar de la víctima. Como si desde el momento en que decidimos hablar perdiéramos nuestro derecho a seguir con nuestras vidas, a trabajar, a mostrar nuestro cuerpo o a sentir deseo. Como si perdiéramos nuestra libertad.
Les jode que salgamos adelante. Ya lo sabemos. Ustedes, sepan que ya no les tenemos miedo. Que a su misoginia le respondemos unidas, abrazadas por las redes feministas que nos contienen. Y que nunca más van a contar con la comodidad de nuestro silencio.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Agustina quería vivir

Leer siguiente

Flavia Broffoni: Ni una hectárea más transformada para el agronegocio