Norita Cortiñas: “Argentina se volvió el país de la muerte”

Por Revista Sudestada

“Justicia por Lucas González y por todos los pibes asesinados por el gatillo fácil. Tenía 17 años y lo mató la policía. Los culpables tienen que ir a la cárcel. Tenemos todos estos días casos de asesinatos y de femicidios. Que barbaridad que la Argentina se haya vuelto el país de la muerte. Me hace acordar a Osvaldo Bayer cuando decía que la Argentina era el país de las desapariciones. Ahora es el país de las muertes de los pibes jóvenes, es el país del gatillo fácil”, expresó Nora Cortiñas.

Además, sostuvo: “Y por otro lado María Luisa, mamá de Gonzalo Cabrera, mapuche baleado en la Lof Quemquemtrew en Cuesta del Ternero, Río Negro. Nos dice: ‘Fueron ellos, los mismos que hacen daño, esos que queman bosques y casas y hacen creer que son los mapuche. El domingo 21 de noviembre dos personas balearon a mi hijo y a su compañero. A Gonzalo, de 26 años, le rompieron el estómago, le perforaron el intestino de dos disparos, pero Elías falleció por un tiro en la cabeza. Somos mapuches, y el accionar de los terratenientes siempre fue igual, avasallan todos los derechos. No sé quién disparó, pero la responsabilidad de lo que sucedió es de los terratenientes y del Estado, que siempre los protege. La muerte de Elías se podría haber evitado si se hubieran sentado en una mesa a dialogar. Nuestros ancestros nos enseñaron que cuando luchamos por algo, tiene que ser una lucha limpia, con un reclamo justo y no matar a la gente como están haciendo ellos. El Estado le da tierras a los Benetton, Lewis, Rocco para que las usen, y nosotros las estamos reclamando para vivir. Ayer se cumplieron cuatro años sin Rafael Nahuel y eso no es casual. El Estado sabe que tiene una deuda con nosotros. Nuestra lucha es para todos, si defendemos el agua no es sólo para nosotros; es para los mapuches y los que no son mapuches’. Reivindicamos a estos chicos mapuche que fueron asesinados. Está desatado el odio contra el pueblo”.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Meli Cueto: “escribir me salva”

Leer siguiente

La anarquía explicada a los niños: manual para infancias libres