Norita Cortiñas: “No vayamos al pozo sin luchar”

Por Revista Sudestada

Norita y otro jueves de ronda junto a Mirta Baravalle, compartiendo la palabra compañera en los tiempos difíciles que corren.

“A veces escuchamos decir que se van a ocupar solo de los desaparecidos. Pero, ¿qué querían los desaparecidos? No querían vivir así. Mi hijo desde donde esté me mirará y dirá, ´Mamá, dale, metete acá, no tengas miedo. Anda a esta marcha, acompaña a esta gente. No bajes los brazos´. Yo estoy segura que Gustavo me dice eso. Gustavo y algún amigo, o algún pariente. Mientras nosotras estamos acá hay gente como ustedes que nos acompañan y eso es memoria. Esta es la memoria. Estar donde se recuerda algo que querían los desaparecidos, aunque no estén. Hay gente que está trabajando contra los agrotóxicos, contra la contaminación del agua, por los humedales, contra la megaminería, contra las injusticias. Es parte de los derechos humanos”.

“Seguimos exigiendo que los jueces revisen todos los cajones que tienen para decir públicamente a quién entregaron los bebés que se apropiaron de las mamás embarazadas en los campos de tortura. Esos bebés que en las manos de unas monjas que se dicen católicas, fueron llevados a familias extrañas, esos datos están dentro de Tribunales porque no se destruyó todo. El enemigo no destruye todo, siempre piensa que van a volver a hacer una locura igual si los dejamos”.

“Nosotras bromeamos porque hay un modo de seguir tirando en la tristeza que tenemos cada una por la falta de nuestros hijos e hijas, solemos bailar cuando hacemos un acto, solemos cantar. Es parte de la vida y es lo que querrían nuestros hijos que hoy no están. Compartimos tristezas, alegrías y el poder acompañar a otra gente que a veces puede estar peor que nosotras. En Argentina cada día hay para estar más triste por la situación social y económica, cada vez parece q fuéramos a un pozo. Bueno, no vayamos al pozo sin luchar. Luchemos, peleemos todos los días. Siempre hay alguien que necesita que le demos una mano”.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

La colonización de las TERFS

Leer siguiente

Se estrenó “La memoria que habitamos”: una película sobre Silvia Filler