Norita Cortiñas: “La tierra para vivir es un derecho”

Por Revista Sudestada
Foto Doris Sanabria

Norita, nuestra querida madre de Plaza de Mayo, Línea Fundadora, no descansa, no claudica, no se guarda ni se calla. Desde la cuarentena obligatoria sigue denunciando cada injusticia, sigue acercando abrazos y fuerzas a quienes sufren y a quienes luchan. Por eso, cada jueves nos propone que la magia de la Plaza se transmita desde su casa en Castelar, hasta que vuelvan los abrazos en la Plaza de Mayo. Porque si de batallas se trata, Norita es una de las guerreras más valiosas a quienes todes admiramos. En este difícil presente que atravesamos, su mirada crítica nos acompaña como todas las semanas.

Una solución inmediata para Guernica

“La tierra para vivir es un derecho”, recuerda Norita Cortiñas y sostiene un cartel que insiste: No al desalojo de Guernica. Es que el martes pasado, el juez Martín Rizzo firmó el aplazamiento del desalojo en la toma donde más de 2000 familias siguen resistiendo, bancando el frío y el hambre frente a la falta de respuestas en relación a la crisis de vivienda. “Muchas de estas personas perdieron sus trabajos, no pueden pagar un alquiler y no tienen dónde quedarse. Hay situaciones muy delicadas y criaturas involucradas. No es un tema de seguridad sino de humanidad. Necesitan una solución inmediata”.

A pesar de las amenazas y el hostigamiento policial, los vecinos y las organizaciones sociales se están organizando, nucleándose en asambleas y uniendo fuerzas para poder plantarse sin violencia ante el inminente desalojo. “Escuchamos algunos funcionarios que expresan deseos de solucionar el tema. Esperamos que de acá al 1° de octubre se recapacite. Los diferentes grupos que están trabajando por la justicia social ya han propuesto varias soluciones”, anhela la madre de todas las batallas. “Vamos a triunfar, porque hay voluntad y porque estas familias no se merecen seguir viviendo sin techo. Todos esos niños no se merecen quedar desamparados. Hagamos entre todos el esfuerzo para que puedan seguir un tiempo mientras el gobierno les hace las viviendas y los localizan como corresponde en su pedazo de tierra”.

No olvidamos a Facundo

Ya pasaron más de 20 días desde que se confirmó que el cuerpo hallado en la zona de Villarino era el de Facundo Castro, desaparecido y asesinado por la Bonarense, el ministro de Seguridad Sergio Berni y todo su entramado encubridor. Leandro Aparicio, uno de los abogados de la familia, recibió esta semana una carta documento firmada por el comisario Miguel Ángel Reynoso. Allí se lo intima a que “se abstenga de realizar actos o expresiones que resulten ofensivas y agraviantes para los integrantes de las Policias de la Provincia de Buenos Aires”. Las consecuencias que promete el ex comisario en caso de que el abogado desoiga sus amenazas tienen que ver con iniciar una causa por calumnias e injurias. “El país no puede seguir intimidado por la policía, tanto de ciudad como de todas las provincias. Tenemos que seguir luchando”, recalca Norita.

En la misma línea, el abogado Luciano Peretto que denuncia que un patrullero de la Bonaerense se encontraba apostado frente a su casa en una clara actitud intimidante también fue atacado. “Cristina Castro denuncia que reciben este tipo de amenazas. También el subcomisario de Mayor Buratovich, Pablo Reguillón, fue desplazado de su cargo en el mes de julio, por decirle a Peretto que ‘cuando todo pase, yo sé bien qué tengo que hacer’. Es terrible”, recalca nuestra querida madre de Plaza de Mayo, y concluye: “Repudiamos toda intimidación y amenaza y apoyamos a Cristina Castro en todas sus denuncias y dichos. Cristina, no estás sola”.

#NORITA Y VOS

#NORITA Y VOSComo todos los jueves, #NoritaCortiñas te espera hoy desde las 16hs en las redes de #Sudestada para aportar su mirada crítica en tiempos de cuarentena. La escuchamos y vemos en vivo y en directo. Norita te espera hasta que vuelvan los abrazos.#RevistaSudestada

Publicado por Revista y Editorial Sudestada en Jueves, 24 de septiembre de 2020

Compartí en tus redes favoritas

Leer Anterior

Flavia Broffoni: Ni una hectárea más transformada para el agronegocio

Leer Próxima

El macrismo y otro golpe a la escuela pública