“Nosotras somos sobrevivientes de la vida misma”

Juli Gómez es diseñadora política, militante, travesti, formoseña viviendo en Chaco. Dialogó con Sudestada sobre su emprendimiento de indumentaria sin género y la realidad de las travestis- trans en Chaco.

Por Natalia Bericat

Estás haciendo un nuevo proyecto, un manifiesto ¿Nos podés contar de qué se trata? 
Mi manifestación va a ser la presentación de mi marca donde voy a hacer fusión de la militancia y la moda, que son mis dos pasiones. Lo voy a llevar a una colección junto a un montón de artistas, vamos a visibilizar un montón de luchas de tantas comunidades que siguen siendo invisibilizadas y violentadas hasta el día de hoy

¿Y cómo nace esta Juli diseñadora? ¿Tiene sus orígenes en la infancia? 
Sí, nace en la infancia de ver a mi abuela muy coqueta con sombreros, ropa mega sastrera y mucho brillo. Ahí arranca el amor por la moda y después cuando me encontré con la carrera fue la pasión. También me di cuenta que contaba con una creatividad totalmente distinta a la que veía, eso me hizo impulsarme mucho más. 

¿Qué significa para vos diseñar indumentaria? 
Yo diseño indumentaria para las personas, no para géneros. Creo en la construcción de las personas y creo que cada une tiene que sentirse libre a la hora de vestirse. Quien consuma mi marca creo que va en búsqueda de eso, la libertad y el acompañamiento a los distintos rompimientos de estructuras, de cosas que nos imponen hasta hoy. Mi marca es todo lo contrario, acompaña a romper con eso, acompaña a las personas sin importar el género y a las luchas colectivas de tantas comunidades.

@juligomtop

¿Qué se juega a la hora de pensar ropa sin género? ¿Cuando te sentás a dibujar qué cosas se te cruzan? Debe haber muchas cosas que tenemos normalizadas y que arrastramos hace mucho tiempo.  
Yo lo que más trabajo es en lo que no me gusta de la moda, que es la sexualización de la mujer. Sobre todo en las adolescentes. Me pongo a imaginar en cómo puedo incomodar al heterosexual, qué puedo diseñar para que el heterosexual entienda nuestra lucha y que motive a hacer un cambio. A la vez, busco resaltar la belleza de las personas y que cada une se sienta cómode con esas prendas. Y quiero demostrar que se puede ser sensual, sexi, sin tener que sexualizarse. Entonces desde esa construcción que vengo haciendo como militante, trato de llevarlo a cabo en la ropa. Me lleva mucho tiempo obviamente porque a veces se cae en la heteronorma. 

El evento del 4 de diciembre viene a irrumpir en un espacio de lo familiar, de la ciudad ¿Cómo está pensado? ¿Cómo van a aparecer con esta indumentaria disruptiva? 
Más que un desfile va a ser un evento. El manifiesto va a romper todas las estructuras, porque la conductora es una persona drag, Chavela Lafuegah que hace un mega espectáculo totalmente político.  Va a iniciar con una copla de ella en homenaje a una compañera, Fabiola Ramírez que han asesinado hace menos de un año. También el manifiesto nos va a llevar a transcurrir un montón de emociones y sensaciones. El desfile comenzará en la Casa de la cultura, será atípico y terminará en la plaza  interrumpiendo un festival de las putas amas. Nos va a llevar a transitar un montón de cosas, porque cuando somos parte de un manifiesto nos hacemos parte de esa lucha, desde cortar la calle, irse a la plaza y mostrar las indumentarias.

@fielandrogina Marca de Indumentaria

Luego de la campaña que realizó Juan Solá por las Disidencias en Chaco en medio de la pandemia pudimos conocer algunas cuestiones del territorio ¿Cuál es la realidad de las travestis en Chaco?
Todavía no se implementa la Ley de cupo laboral travesti-trans y es super importante porque hay compañeras que ya no pueden esperar más. Creo que deben comenzar a valorar a las compañeras y que puedan ocupar los distintos espacios que tanto tiempo se les negó. También lo que sucedió con nuestra compañera, hermana y mariposa, Fabiola Ramírez nos hizo sentir con mucho miedo. Había un loco suelto que hizo que todas estemos desequilibradas y fuera de sí. Seguimos luchando para seguir conquistando derechos y ayudarnos entre nosotras. Luchamos de forma colectiva, ya no estamos separadas. Ese es el camino para construir alianzas más fuertes. 

¿Cómo vivís tu espacio de militancia? 
Yo soy la responsable del Frente de disidencia sexual y género de Resistencia. La militancia es importante para poder construir en el territorio y transformar la realidad de tantas personas. Yo creo que una se tiene que sacar del foco y del eje central del problema, hacerse a un costado para poder ayudar al otre. Nuestro transitar de vida es seguir sobreviviendo, seguir luchando todos los días para que no nos maten, seguir luchando para llegar vivas a nuestras casas. Hay un montón de compañeras que son trabajadoras sexuales y eso es estar expuesta a un montón de peligro, lo sabemos. Nuestro promedio de vida es de 35 a 40 años. Somos sobrevivientes de la vida misma. Por eso creo que es tan importante la militancia, hoy cumple un rol fundamental en todas las provincias. 

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

El mandato detrás de los filtros

Leer siguiente

Lof Quemquemtrew: reivindicación de un territorio