Pelotudo

Por: Zuleika Esnal

1983. Mucha democracia mucha democracia pero a mí me acaban de cagar a pedos. Ahora resulta que “pelotudo” es mala palabra. No la puedo decir nunca más, me sacaron los sánguches de miga y encima le tengo que ir a pedir perdón al pelotudo que además de pelotudo es un buchón y fue a contarle a la mamá que “Zuleika me dijo pelotudo”. Metete tu cumpleaños de mierda en el fondo del ojete.
Te comento que en un rato me vienen a buscar y en mi casa hay asado, forro. Con mollejas y todo. Y que cuando dentro de muchos años me agregués al Facebook con la excusa de la primaria para ver si tenés suerte y la podes poner un poco, me vas a seguir pareciendo un pelotudo. Andá. Andá a contarle a tu mamá.
Dejame decirte que ni bien lleguemos a casa, como faltan décadas para que siquiera empecemos a hablar de patriarcado y me lo estoy fumando entero (dejá que crezca), Susana le va a pedir a Pepe que sea él el que me rete. Que me diga algo.
Efectivamente, Pepe me va a retar y me va a poner en penitencia. Pero después me verá triste en un rincón, pero no triste de cuando te mandaste una cagada, triste de cuando algo te parece injusto y me va a llamar y me va a preguntar al oído qué pasó. Y yo me voy a poner a llorar y le voy a decir que te estabas riendo de una compañera porque tenía un agujero en la zapatilla y otro en el pulóver que era “de varón” y le quedaba chico. Y mi papá me dirá te quiero mucho y yo habré entendido todo.
Mientras a vos te enseñaron en tu casa a reírte del que no tiene y no puede, en la mía me abrazaban por combatir a los pelotudos como vos.

(*) Es activista feminista, su último libro es Bitácora de un grito.

¿Querés colaborar con 100 pesos? Hacelo en este link.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Estrella

Leer siguiente

Droga por los parlantes, dijo mi padre