Recomposición salarial para trabajadoras y trabajadores de prensa de Página/12

Foto: Diego Díaz

La situación del país es grave, los salarios no se equiparan a la realidad económica, cada vez cuesta más llevar un plato de comida a casa, gran parte de nuestro pueblo sufre hambre y desigualdad, el trabajo precarizado aumenta incluso en el mismo estado, y las medidas del gobierno no están a la altura de las necesidades. Sin duda necesitamos una política profunda que de una vez por todas solucione una problemática que crece y en la que los sectores más postergados son los que más la sufren.
La realidad lastima, y hoy desde Sudestada acompañamos el reclamo de los compañeros y compañeras de Página/12. Conversamos en el día de ayer con Adrián Figueroa Díaz, redactor y miembro de la Comisión interna de Página/12 sobre la situación que están atravesando, el reclamo que no tiene respuesta por parte del Grupo Octubre que dirige Víctor Santa María, la situación del diario, el apoyo masivo al reclamo, el intento de desacreditación de la empresa hacia lxs trabajadorxs, y el sueño de que Pagina/12 vuelva a ser el diario que alguna vez supo ser. 

Por Jorge Rodríguez

¿Cuál es el reclamo de las compañeras y compañeros de Página/12?
Venimos reclamando una recomposición salarial que significa un incremento que nos devuelva el poder adquisitivo que teníamos en 2016. En ese año, cuando el Grupo Octubre se hace cargo del diario, teníamos un parámetro de sueldo que estaba un 46% por encima de la canasta básica. En la actualidad nuestro salario en términos de equivalencia está un 25% abajo de la canasta básica. Entendemos que esto ocurrió desde que el GO se hizo cargo del diario, que también es producto de los avatares de la economía del país, de una economía devastada por el gobierno de Macri durante 4 años, y el deterioro de estos últimos años con el gobierno actual. Estamos hablando de que tuvimos una pérdida de casi un 70 % del salario en relación a la canasta básica.
El último reclamo salarial que empezamos a pedirle al Grupo Octubre data de noviembre del año pasado, en la que fue la única reunión presencial que tuvimos con algunos gerentes de la empresa, y en la que hablamos de la necesidad de avanzar hacia la recomposición salarial. Fue la única vez que nos recibieron, y fue cuando asumió la nueva Comisión Interna. El diálogo salvo aquella excepción es por correo electrónico. Es decir que el no diálogo con el Grupo octubre comenzó en noviembre del 2021. La última respuesta que tuvimos fue en febrero de este año, por correo electrónico, cuando luego de varios pedidos de sentarnos a dialogar, nos dicen que esperemos las paritarias. Las paritarias no resuelven el problema. Si nosotros esperábamos podíamos tener un aumento pero no una recomposición con respecto a todo lo que perdimos.  

¿Cuáles son las medidas de acción?
Ante la no respuesta del Grupo Octubre iniciamos retenciones de tareas durante 2 horas, tres veces a la semana. Luego, esperando que nos llamen, avanzamos a retenciones de tareas a 3 días de la semana. Continuamos con retenciones diarias de tareas de 3 horas, es decir trabajando media jornada laboral. Y ante la falta de respuesta, paro. Las medidas de fuerza fueron progresivas, no como dice el grupo Octubre que argumenta que luego de pedirnos que esperemos las paritarias salimos a hacer paro, eso no fue así. Hoy continuamos tomando medidas progresivas de fuerza y acción. Y días atrás cuando el diario cumplió 35 años, en el intento de desacreditar nuestro reclamo, el diario publicó una nota editorial en la que nos trataba a nosotros como “sector de los trabajadores que hace numerosos paros”. Numerosos son los días, las semanas, los meses y los años que el Grupo no nos devuelve nuestros salarios, y el hecho de llamarnos un sector es una chicana que se responde con el documento que tuvo la adhesión de casi 150 trabajadores de Página/12, y de más de 1200 personalidades de la vida pública y lectores del diario. Y el jueves pasado, hicimos una movilización frente al diario, que es la segunda de lo que va de estos casi dos meses con un plan de lucha. En esta oportunidad recibimos muchas adhesiones de compañeros de otros gremios, de movimientos de derechos humanos, de compañeros de diferentes fuerzas políticas, y estamos muy contentos con el apoyo que habla de la justicia de nuestro reclamo. 

¿Los pasos a seguir?
Los estamos definiendo ahora. Después de tres meses sin respondernos, el Grupo Octubre nos escribió un mail diciéndonos que se había firmado la paritaria de prensa y que ellos estaban evaluando la posibilidad de hacer una mejora y que eventualmente nos iban a llamar.  No nos llamaron, y nosotros ya sabíamos que la paritaria se había cerrado. La paritaria la hacen la UtpBA, que es un gremio sin representatividad, ellos como tienen la personalidad gremial son los que discuten con la cámara empresaria, la cámara en la que está Página/12 es AETBA. Efectivamente ese acuerdo se cerró el 23 de mayo, y es un acuerdo que hace que los salarios básicos tengan un incremento del 60 % que se van a pagar en 6 cuotas, las últimas de las cuales se van a pagar en febrero/marzo del año que viene. Y para los salarios reales, el aumento es de 56 %, del 9% en 6 cuotas. Ese acuerdo es una vergüenza. Ahora nos informan que el acuerdo está a punto de cerrarse, cuando en realidad ya se cerró, y no nos llaman a dialogar. 
Los pasos a seguir son continuar esperando a que el Grupo Octubre nos llame a negociar una recomposición salarial que mejore el vergonzoso acuerdo, y hasta tanto el plan de lucha sigue activo.

¿Dentro del reclamo se suman otros pedidos hacia el Grupo Octubre?
Tenemos pedidos de solución de otros problemas, como por ejemplo el Grupo Octubre tiene un grupo de trabajadores que se desempeñan en el diario pero están fuera del convenio de prensa, están contratados por un convenio que le corresponde a personas que hacen tareas en actividades civiles y deportivas, nada que ver con el trabajo realizado. Pedimos que se los incorpore al convenio que corresponde, y también pedimos una mejora sobre la situación que están atravesando los colaboradores que en algunos de los casos cobran por nota $1800, una vergüenza, esto está por fuera de todo parámetro de salario digno en la actividad periodística.

Y en relación al contenido del diario
Es una pelea que día a día damos en el debate y en la discusión con los editores. La línea editorial la marca la empresa, no los trabajadores, no es como los medios autogestivos que es democrático. Y lo que el Grupo Octubre estuvo haciendo en este tiempo, sobre todo los días de paro contínuos, fue no sacar el diario de papel a la calle en cinco oportunidades, y luego publicar en la página web del diario notas hechas por otros medios que también son propiedad de la misma empresa, como lo son la AM750 y la Agencia GO, que es una agencia que solamente trabaja para prestarle información a Página/12 y que en este caso fueron utilizadas como virtuales rompe huelgas frente a nuestras medidas de fuerza. El deterioro de la calidad del contenido periodístico de Página/12 explica también las maniobras por parte de la empresa de ocultarle a los lectores la situación y reclamo por el que atravesamos las y los trabajadores del diario. 
La verdad es que cuando yo me anoté para pasante del diario, cuando decidí ser periodista, lo hice concretamente porque quería trabajar en un medio como Página, era lector del diario, leía las grandes investigaciones, y leo el diario desde el 92, y me acuerdo cuando comenzó con las investigaciones sobre la masacre de Ingeniero Budge. Toda mi vida viví en Fiorito, y mis amigos de Budge conocían a los chicos que mataron. Mi vínculo con el diario nació desde ese tiempo, y lo tenía idealizado. Hoy sueño que una vez que tengamos solucionados los conflictos salariales y de condiciones de trabajo podamos hacer que Página/12 vuelva a ser el diario que supo ser, con buena calidad informativa, con grandes investigaciones, y siempre del lado de los trabajadores, de las luchas sociales y de los derechos humanos. 

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Ruta del saqueo: arrasar Córdoba para vaciar el país vía Chile y Brasil

Leer siguiente

Berta Cáceres: una justicia de espaldas a la heroína