Un León a control remoto

Por Editorial Sudestada

Sin asumir, La Libertad Avanza a las órdenes de Macri

“Milei presidente, Macri al Poder”, resuena en los pasillos y rincones de un nuevo gobierno que -sin haber asumido todavía- recula con los nombramientos y se alimenta de “la casta macrista y menemista”. Afuera Carolina Píparo, adentro Giordano (ladero de Schiaretti), como también Caputo desplaza al economista Ocampo, en quien se apoyaba Milei por la “dolarización” y el Banco Central, dos ideas que hoy parecieran desvanecerse. Y la lista sigue, y hasta el 10 de diciembre todo puede cambiar.
El “desinteresado” apoyo de Mauricio Macri muestra la hilacha, y Milei lo siente. Aquel segundo semestre que nunca llegó entre 2015 y 2019, comienza a girar el engranaje para los próximos seis meses, que desde La Libertad Avanza, afirman que serán muy duros. Bajo la misma manga, Carlos Rodríguez, ex funcionario menemista, aliado incondicional de Milei, dio un paso al costado en las últimas horas, luego de escupir veneno junto a su amigo y operador Novaresio. Y el plan de Macri, de correr a quienes lo incomodaban y no perder Poder a pesar de la paliza electoral que sufrió Juntos por el Cambio, se concreta burda y llanamente. Los títires, las piolas, y un nuevo gobierno con “la casta” bien adentro y destino lamentable y conocido. Como frutilla del postre rancio vuelve otra conocida, Patricia Bullrich, la responsable política de la desaparición forzada seguida de muerte, de Santiago Maldonado y el fusilamiento por la espalda del mapuche, Rafa Nahuel.
Cuando el viento cruje, la cosa se despeja, y la realidad se expone. Nadie responderá por el préstamo del FMI, y las acciones ejecutivas serán duras para el pueblo. Ese que este sector destesta pero necesita. Como necesitó Mauricio, con la “nueva promesa” de un verdadero cambio, con otros nombres pero siendo los mismos de siempre, para retomar el Poder con un “León” a control remoto.

Compartime!

Anterior

No es de ahora: ¿Quién fue Carmen De Burgos? La primera corresponsal de guerra

Próxima

La potencia del odio