Un viaje al imperio de la deuda

Por Editorial Sudestada

A pocos días de que La Libertad Avanza y el macrismo “infiltrado” tomen las riendas del país, Milei y Caputo -nuevos socios y amigos abrazados al Poder- viajaron a EEUU entre la búsqueda de nuevas “relaciones carnales” para continuar los pasos del menemismo, generar un acuerdo por más “deuda” al estilo de su nuevo jefe, Mauricio Macri, y en agradecimiento místico al “Dios” que lo colocó en el lugar donde está. Todavía sin asumir y con la promesa de seis meses duros, el presidente electo afirma que convocará a sesiones extraordinarias para ejecutar el plan de gobierno que tiene entre manos lo más rápido posible, y que no esperará a las ordinarias de marzo. Las “reformas” que promueven quienes antes de entrar a la Rosada se disputan Ministerios, cargos, y el sentido económico del país, es el remate sobre todo lo estatal que pueda pasar a manos privadas, la apertura del libre comercio, un Estado totalmente ausente con destino conocido, y los platos rotos para el pueblo.
Faltan días para el 10 de diciembre, y la pregunta que -extrañamente- resuena es ¿quién gobernará? Milei-Macri. Macri-Milei. Los falsos libertarios liberales – el neoliberalismo del PRO con puertas blindadas. Villarruel con las “fuerzas” en las calles, o Bullrich y su “amada” gendarmería. Milei con los hilos de las finanzas, o Caputo marcando la cancha y dejando huellas.
Es muy complejo comprender que un gobierno que asume con el 55% de los votos -en un balotaje que no es lo mismo que primera vuelta- pero con ese porcentaje, se vea sucumbido ante la fuerza política que salió tercera. La Libertad Avanza y el PRO en plena disputa por un gobierno que todavía no comenzó pero da muestras claras de lo que podría ser su gobernabilidad.

Compartime!

Anterior

La potencia del odio

Próxima

No es de ahora: ¿Quién fue Elisabetta Sirani?