Racing construirá un centro deportivo en una reserva natural

En un dudoso procedimiento judicial, el club Racing consiguió la aprobación para realizar obras en los límites de la Laguna de Rocha en Esteban Echeverría.

Por: Revista Sudestada

El martes 23 de junio, vecinxs y ambientalistas de Esteban Echeverría se encontraron con la noticia de que fue aprobada la obra del predio de Racing Club que se ubica dentro de los límites de la Reserva Natural Integral y Mixta Laguna de Rocha, en Esteban Echeverría. La información fue publicada por El Diario Sur y detallaba el aval por parte del intendente de la localidad, Fernando Gray, en condición de titular del Comité de Gestión de la Reserva Natural de Rocha y de la Corte Suprema de Justicia Bonaerense que permitió la construcción.

Previo a este hecho, el 9 de marzo las partes implicadas habían tenido una reunión y este punto se quitó silenciosamente del temario. Además, las organizaciones ambientales en defensa de ese territorio sostienen que el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, Julio Alak, medió en favor de la institución, de la cual es socio.

El terreno en disputa

El humedal y la Reserva forman parte de la cuenca media y baja del Matanza-Riachuelo y es uno de los pulmones verdes más grandes de la provincia de Buenos Aires. Este lindera con los partidos de La Matanza y Lomas de Zamora y se compone de un conjunto de espejos de agua, pastizales y bosques y abarca más de 1400 hectáreas. Por este motivo, cumple un papel fundamental a la hora de evitar inundaciones.

En 2009, 32 hectáreas de la laguna le fueron cedidas a Racing. Desde entonces, comenzó un conflicto judicial entre el club y el Colectivo Ecológico Unidxs por la Laguna. Ese terreno de tierras fiscales nacionales es donde el Cilindro construirá el Centro Deportivo Néstor Kirchner, un complejo de alto rendimiento.

Según el comunicado oficial de Racing, “tanto esfuerzo tuvo su recompensa”. Según detalla, el centro deportivo es una prioridad ya que “hace al crecimiento patrimonial de la institución y al beneficio directo del fútbol profesional. Por eso resultaron fundamentales, en los últimos años, los aportes del Departamento de Legales, que fueron destrabando paso a paso los diversos planteos”. Una vez más, la protección del la flora y fauna queda olvidada y se impone la lógica del negocio.

Fuera, Racing

A raíz del acuerdo, lxs vecinxs se organizaron para alzar la voz y reclamar. El pasado fin de semana, el Colectivo Ecológico Unidxs por Laguna organizó una bicicleteada en el centro de Monte Grande para visibilizar esta situación y exigir la sanción de la ley de humedales. A través de un comunicado, denunciaron que el proyecto no contempla las consecuencias medioambientales de la obra y clarificaron que los convenios se realizaron a sus espaldas.

“¿Por qué habría firmado Gray que fue tratado el Informe de Racing en la reunión del Comité de Gestión del 9 de marzo cuando precisamente este tema no fue tratado en esa reunión sino quitado silenciosamente del Orden del Día, aunque la convocatoria previa sí contemplaba informar sobre ‘Resolución Corte Suprema de Justicia caso Racing’? ¿Por qué el Plan de obras y el Estudio de Impacto Ambiental de Racing no fue discutido, ni siquiera informado y menos circulado a la consideración de las tres agrupaciones ambientalistas presentes en esa reunión del Comité de Gestión el 9 de marzo?”

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

“El pobre que le queda cómodo el rico”

Leer siguiente

Walter Guerreño, otra víctima del gatillo fácil