Los dichos mafiosos de Duhalde

“Alberto Fernández está grogui, como De la Rúa” dijo en continuidad con sus anuncios de un golpe de Estado y su silencio ante la sedición policial.

Fiel a su estilo mafioso, Eduardo Duhalde volvió a declarar ante la prensa y dejar en claro que detrás de sus dichos mafiosos, se oculta un entramado desestabilizador. Hoy eligió Radio Rivadavia, en el programa de Nelson Castro, para cuestionar duramente la gestión presidencial: “Alberto Fernández nunca estuvo en el poder, sino que fue un acompañante. Pero el poder es tomar decisiones” aseguró. “Está grogui, como lo estuvo De la Rúa o yo mismo cuando gobernaba”, continuó, para después agregar: “Recibe tantos impactos psíquicos que, en un momento, necesita ayuda. El Gobierno no entiende y no sabe que la gobernanza en crisis es distinta a la de los tiempos normales. En época de crisis, la energía de los ciudadanos, los gobernantes y los empresarios es limitada”.

Hace algunas semanas atrás, el mismo Duhalde había puesto en duda las elecciones del año próximo y hasta había profetizado la chance de un golpe de Estado. Luego admitió el error: “Se me fue la lengua”, admitió, pero horas después se desató la tan sospechosa sedición policial de la Bonaerense, que incluyó la extorsión de decenas de patrulleros rodeando la Quinta de Olivos. Tampoco debería llamar la atención la relación de sus dichos con las declaraciones de hace algunos días de la jefa del Pro, Patricia Bullrich, cuando afirmó: “Somos mirados por la sociedad como el posible sustituto de este gobierno en 2021”. Lo realmente llamativo es que Duhalde haya sido incorporado a la gestión en la Provincia de Buenos Aires, invitado por el propio Axel Kicillof en agosto pasado en calidad de asesor, después de haber sido elogiado en más de una oportunidad por Alberto Fernández.

“Si hiciéramos el monumento al bombero, debería tener la cara de Duhalde”, señaló el presidente en noviembre pasado. Curioso bombero Duhalde, capaz de enviar mensajes mafiosos para debilitar la gestión y frases amenazantes como forma de intervención política, referencia de sectores económicos y corporativos que están planteando sobre la mesa proyectos de desestabilización a partir de mover algunas fichas políticas. Lo único concreto es que hay una extorsión en marcha desde hace tiempo, con Duhalde como uno de los alfiles y la Bonaerense como masa de maniobra.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Grinberg: El rock que nos hizo

Leer siguiente

Norita Cortiñas: “No al desalojo en Guernica, sí a la vivienda digna”