A los miserables que amenazan a Sergio Maldonado

Sergio Maldonado, el hermano de Santiago, recibe amenazas constantes en sus redes sociales y en su celular. Una respuesta a los mensajes cobardes:

La amenaza anónima siempre es una herramienta de los cobardes. Pero una amenaza anónima contra un familiar de un desaparecido por el Estado, de una víctima de la violencia institucional, ya merece otra definición más categórica.

Le enviamos nuestro solidaridad a Sergio y a toda la familia de Santiago, que tuvo que bancarse durante años la prepotencia asesina de Gendarmería y de los impunes asesinos de Santiago, la hipocresía criminal de Mauricio Macri, de Patricia Bullrich, de Pablo Noceti y de todos sus funcionarios subalternos, la complicidad delictiva de la “justicia” de turno que luego de tres años de la desaparición de Santiago, sigue sin pedirle explicaciones a nadie, el pescado podrido vendido como verdad por una runfla de operadores de prensa en los medios hegemónicos, la basura viral que desparraman por las redes un ejército de ignorantes y fascistas que sonríen ante la muerte de un pibe joven y aplauden a las fuerzas de seguridad que desaparecen y disparan contra los jóvenes y contra los pueblos originarios en las barriadas y en los campos del sur, donde los que imponen condiciones son los Benetton, los Joe Lewis, los dueños de todo.

El abrazo solidario para Sergio, que se sumó desde un primer momento a denunciar la desaparición forzada de Facundo Castro a manos de la Policía Bonaerense, que no se queda callado ante tanta impunidad del Estado y que exige respuestas para otros familiares como él, que saben lo que es vivir la incertidumbre de no saber qué hicieron con un hijo, con un hermano, con un amigo, cuando cae en manos de una fuerza de “seguridad” del Estado. Los miserables siguen ahí, haciendo su trabajo fino de desgaste y destrucción. Pero acá estamos del lado de Sergio, del lado de la familia de Facundo Castro, para no dejarlos solos y para desnudar tanta mentira.

Leé la entrevista a Sergio Maldonado acá.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Esther Pineda: “Desafiar y cuestionar los mandatos tiene su costo”

Leer siguiente

No son nubes, es humo